Hay vida laboral más allá de los 50

gestion-empresa-generacionesNadie duda que el futuro está en la juventud, aunque solo sea por factores fisiológicos. También está claro que las nuevas generaciones están en líneas generales más preparadas y formadas que las anteriores.

Pero cuando estás acostumbrado a seleccionar personas y a dar oportunidades a trabajadores noveles a través de becas, contratos en práctica, etc., te encuentras inmediatamente con la realidad. Las carencias asoman inmediatamente.

Las empresas de hoy y de siempre necesitan colaboradores con experiencia que sepan priorizar en su trabajo, con capacidad adquirida para separar el grano de la paja. También son personas que por su experiencia saben diferenciar lo urgente de lo importante, algo clave en las empresas para la optimización del tiempo y los recursos.

Le he dado la oportunidad a decenas de profesionales noveles del área tecnológica y en mi opinión existen áreas de la empresa en las que el uso de noveles está contraindicado.

Si nos centramos en el área comercial, la utilización de personal inexperto se convierte en un imponderable cuyo resultado en un porcentaje muy alto dependerá de la suerte. Es en esta área donde existe una oportunidad de contratación de comerciales, que debido a la crisis que comenzó en 2007 y que les cogió con 40 o más años, ahora se encuentran en el paro y muy desubicados. Son profesionales altamente cualificados y con experiencia suficiente para plantarse delante de un cliente y convencerle de las bondades de nuestros productos en detrimento de los de nuestra competencia. Son personas que van al grano, enfocan y saben cuál es su objetivo.

Todas estas características se manifiestan inalcanzables para alguien joven y sin experiencia. Seguramente solo el paso de los años hará que estos consigan la templanza, el enfoque y la determinación para realizar un trabajo tan importante como el de la atención comercial.

Este ejemplo sobre el mundo comercial puede ser perfectamente válido también para los departamentos de desarrollo e I+D, soporte técnico y mantenimiento, o económico-financiero.

No podemos olvidar que la empírica es una de las partes fundamentales del conocimiento. En una sociedad como la nuestra, donde cada día se tiene menos en cuenta a los mayores, es el momento de que romper una lanza por todos esos profesionales de más de 50 años que todavía pueden dar mucho a las empresas y, en definitiva, a la sociedad.