Analizarás y tomarás requisitos de necesidades

analizar-requisitos-ferreira-dapiaArtículo original de José Antonio Ferreira, publicado en El Progreso el martes 21 de mayo de 2019

Las prisas nunca han sido buenas consejeras y de ellas emanan grandes errores motivados por la precipitación a la hora de tomar decisiones importantes. Es posible que en el día a día de nuestra vida cotidiana podamos permitirnos ciertos lujos de aplicar el principio de acción y reacción inmediata, ya que en cuestiones nimias sus consecuencias suelen ser pequeñas. En el mundo empresarial las reacciones precipitadas cuestan dinero.

Reducir los riesgos a la hora de implantar tecnología

Para minimizar el riesgo a la hora de implantar en nuestra empresa la tecnología que nos va a permitir mejorar procesos y rentabilidades y por supuesto hacernos más competitivos, debemos parar la maquinaria de nuestras iniciativas y observar. Hablar con las personas implicadas en los procesos, desde los que tienen las mayores responsabilidades hasta los que tienen las más pequeñas y que en muchos casos son los que nos dan las claves para convertir las transformaciones en éxito absoluto. Hablar con todo el mundo posible del ecosistema empresarial que va a ser tecnologizado. Hablar con trabajadores, directivos, con el dueño de la empresa, con sus proveedores y también con sus clientes.

Debemos entender de arriba a abajo a qué se dedica la empresa y cuáles son las claves que motivan su supervivencia en el fratricida mundo del mercado para que aplicando la tecnología podamos minimizar sus fallos y potenciar sus fortalezas aumentando su rentabilidad.

No es fácil pararse a pensar por qué en líneas generales en el mundo empresarial predominan las cuestiones urgentes sobre las importantes, sin duda un hábito poco saludable para el futuro del proyecto, pero que es dificilísimo desterrar. Analizar bien los procesos, definir bien las necesidades, prescindir de lo superfluo son las claves para el cumplimiento de este VI Mandamiento Tecnológico.

Alguien dijo también que después del análisis siempre viene la parálisis y en gran medida es bien cierto, por lo que mi recomendación no es otra que encaminar siempre hacia la sencillez el análisis y la toma de requisitos. Intentar hacer los procesos fáciles y bien optimizados aplicando los recursos justos y necesarios.  Todas las medidas que emanan del análisis y de la toma de requisitos deberían ir encaminadas a hacer lo máximo con los mínimos recursos.