Blog

Lo que no se mide no se puede mejorar
Lo que no se mide no se puede mejorar

La tecnología en las empresas no tiene sentido si no contribuye a mejorar su competitividad. Y para ser competitivos hay que ser capaces de medir la producción, siempre con datos fríos, y cuanto mayor sea el tamaño de muestra, mejor para la empresa.

Tecnologizarse como concepto
‘Tecnologizarse’ como concepto

España aparece en los últimos puestos en algo que hace que los países tiren fuertemente para delante: se trata del nivel de tecnologización que poseen las empresas, y esto es una cuestión de competitividad. ¿Qué repercusiones tiene esa escasa apuesta por la tecnología?

tecnologia carretera ferreira daria
La tecnología, la carretera y el sentido común

La tecnología y los sistemas de ayuda a la conducción, tan de moda en los albores de la conducción autónoma, dotan al vehículo de una inteligencia jamás soñada y estoy convencido de que en el futuro los accidentes pasarán a ser muy eventuales e incluso anecdóticos. 

Bielorrusia tecnologia 2
Desde Bielorrusia con amor… y tecnología

Como suele ocurrir, los prejuicios suelen jugarnos malas pasadas. Generalmente nos hacemos una imagen en la distancia absolutamente errónea de muchos de los países que no hemos visitado y Bielorrusia no iba a ser la excepción.

consultor empresarial
El consultor: ¿un vendedor de biblias?

Rapsodas del management, teóricos de universidad, funambulistas de la opinión empresarial… Acaban con el prestigio de los que tienen una experiencia que compartir y que en los albores del final de su carrera ayudan a empresarios a ser más competitivos.

caldo-cultivo-del-emprendimiento 2
El caldo de cultivo del emprendedor

La historia está plagada de ejemplos de personas que empezando desde muy abajo y sin apenas formación, llegaron a ser, si me permiten la expresión, la de Dios es Cristo. El emprendimiento no entiende de razas, nivel de formación, naciones o credos.

empresas de fuera
¡Qué preparados vienen los de fuera!

Por mi propia experiencia empresarial puedo afirmar que un mal endémico que nos persigue en Galicia es considerar a las empresas que vienen superiores en cuanto a calidad e infravalorar aquellos productos y servicios que nos ofrecen empresas gallegas.