Desarrollo Tecnología

Las cosas de palacio, todavía van despacio

En los últimos años, desde las distintas administraciones públicas se ha impulsado una transformación con el fin de mejorar los servicios disponibles para los ciudadanos.

Una persona, física o jurídica, que desee poner en marcha un nuevo proyecto deberá hacer unos trámites administrativos en la llamada «burocracia». Es aquí donde se observa que el sistema público presenta carencias de adaptación a las demandas empresariales.

Entre los motivos que llevan a una lenta administración pública encontramos la falta de TIC adecuadas -lo que provoca un retraso o incluso, la desaparición de proyectos presentados por los ciudadanos-, y la adaptación digital entre los funcionarios. Muchos de ellos, incluso los que son todavía reticentes al cambio, comienzan a darse cuenta de que en un momento de adaptación, o estás dentro de la rueda o acabas fuera. Faltan jóvenes, más adaptables al cambio y conocedores de nuevas tecnologías. n.png

Desde la Xunta se ha apostado por una Ley de Reactivación Económica con la que se pretende facilitar la implantación empresarial en la comunidad, con una simplificación administrativa a todos los niveles. Entre los principales objetivos encontramos la agilización de la concesión de licencias, en un plazo de 15 a 30 días.
 

El gran desafío de la Xunta «es la burocracia», una traba a «los emprendedores» que según el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, no debe existir.


La Ley 9/2021, de 25 de febrero, de simplificación administrativa y apoyo a la reactivación económica de Galicia, debe convertirse en eje fundamental de la recuperación de nuestra economía. Debería representar una nueva cultura de gestión. Esperemos que sea el revulsivo que todos los empresarios esperábamos para impulsar la gestión frente a las trabas. Si esta ley incorpora los mecanismos de revisión adecuados, entendemos que no debe conllevar falta de control por parte de los distintos organismos.

La digitalización se ha convertido en un elemento clave para la Xunta en la búsqueda de la reactivación económica. Considera que se debe adaptar de forma imperiosa ya que la transformación digital trae un ahorro de costes y los ciudadanos exigen una reducción de la burocracia.

Según el, Índice de Economía y Sociedad Digital, publicado en el 2019 por la Comisión Europea, las administraciones están adoptando medidas para afrontar la transformación digital. España se encuentra en octava posición (sobre 27) al disponer de una buena conectividad de redes de banda ancha fijas y móviles. No obstante, queda mucho por mejorar. Son prioridades la integración de las tecnologías, la baja utilización de la nube y el desarrollo del comercio electrónico. Esperemos desterrar de una vez atrás aquella manida frase: «Ti vai facendo».